El negocio de automóviles se pone realmente en funcionamiento

En 1949, los hermanos volvieron a trasladar la sede de la Porsche Konstruktionen GesmbH de Gmünd a la sede de Alpenstraße, en Salzburgo. Mientras Louise y su marido Anton Piëch avanzaban a grandes pasos en el desarrollo de las importaciones austriacas de VW austriaca en Salzburgo, Ferry Porsche regresó a Stuttgart, donde sentó la piedra angular de la producción de vehículos deportivos en 1950 (la actual Porsche AG). Por tanto, las dos empresas Porsche, en Stuttgart y en Salzburgo (cuya propiedad ostentaban de forma conjunta los hermanos Louise y Ferry), tenían raíces comunes antes de convertirse en empresas independientes.

Los inicios como importador de Volkswagen en Salzburgo

En mayo de 1949, se puso finalmente en marcha el negocio de importación de Salzburgo con los primeros catorce VW Beetles (Escarabajos). En 1950 el Dr. Anton Piëch se convirtió formalmente en el director gerente de Porsche Konstruktionen GesmbH y, en ese mismo año, optimizó el suministro a clientes gracias a la construcción de un almacén central de recambios. Este resultó ser un paso primordial dentro de la estrategia de la empresa, orientada a transformarse en un gran proveedor de servicios, dejando de ser un mero negocio de importación.

Con visión de futuro, Louise Piëch creó una empresa comercial de éxito

En medio de este periodo temprano de desarrollo, el destino golpeó en dos ocasiones a la familia: en primer lugar Ferdinand Porsche, el profesor de avanzada edad, falleció el 30 de enero de 1951 y, solo un año más tarde, sucedió también el inesperado fallecimiento del Dr. Anton Piëch. Louise Piëch tomo las riendas del negocio en 1952 como responsable de la empresa con sede en Salzburgo, aún de breve trayectoria, y que contaba en aquel momento con 71 empleados distribuidos en tres emplazamientos: la central de la Alpenstraße, la sucursal de Gmünd y la base de Zell am See. Con su estilo inimitable y su fuerza de liderazgo, esta madre de cuatro hijos afianzó Porsche Salzburg para funcionar a largo plazo y dirigió la empresa en crecimiento con gran prudencia y agudeza comercial.

Con la liberalización de las importaciones de vehículos en otoño de 1953, que provocó un rápido crecimiento de las ventas de Beetles (de 798 unidades en 1952 a 2.675 en 1953), comenzó el gran auge de la empresa. Louise Piëch consiguió establecer una red de distribución de VW y concesionarios de vehículos deportivos Porsche en toda Austria y, en tan solo un año, situó a la marca Volkswagen por primera vez a la cabeza del mercado (con 5.218 vehículos vendidos y una cuota de mercado del 25,1%); una posición que la empresa no ha abandonado desde 1957.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia como usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y acepta que las cookies se almacenen en su dispositivo.
Aceptar y continuar